Asesoría en Almería

Asesoría Esabe, asesoramiento fiscal, laboral y contable en Almería

 

Noticias


Volver al resumen

14/04/2016

En caso de recibir una notificación de la Agencia Tributaria

La importancia de aceptar y leer las notificaciones

Ante la llegada de una notificación por parte de la Agencia Tributaria siempre es recomendable aceptarla y leer con atención el contenido de la misma. Con vistas a la posibilidad de que transcurra el periodo para que se produzca la prescripción de las obligaciones de carácter tributario, se podría pensar que dejar correr el tiempo sin dar a entender a la Administración de que se es consciente de su actividad puede evitarnos el pago de una deuda tributaria o sanción, no obstante, la Ley prevé para estos casos mecanismos por medio de los cuales proseguir con el engranaje administrativo, de manera que el hecho de no recoger la comunicación en ningún caso puede eximirnos de su cumplimiento, sino que el procedimiento continuará su curso.

Se realizarán dos intentos de notificación en el lugar que haya sido establecido por el obligado a tal efecto.

Consecuencias de no recogerlas

Ahora bien, en el caso de que tras el segundo intento de notificación, ésta no sea posible, así como si el interesado consta como desconocido en el lugar de notificación o si, directamente se desconoce el domicilio donde practicar la misma, se procederá a su publicación en el tablón de edictos del Ayuntamiento en su último domicilio, el Boletín Oficial del Estado, de la Comunidad Autónoma o de la provincia, con lo cual, probablemente no nos enteraremos de que existe un procedimiento del que somos parte y del que se pueden desprender consecuencias negativas contra nuestros intereses. Cabe mencionar también que rechazar la notificación en alguno de sus dos intentos supone que se dará por realizado el trámite de notificación.

La continuación del procedimiento supondrá que los intereses de demora seguirán corriendo en el caso de existir una deuda tributaria o una autoliquidación no presentada y de la que resulte una cantidad a pagar. Asimismo se podrán derivar sanciones tributarias con sus intereses de demora correspondientes. En última instancia, sus cuentas podrán resultar embargadas con el fin de hacer frente al pago de sus obligaciones.

Por todo lo expuesto, y con el fin de evitar desagradables sorpresas en el futuro, se recomienda siempre tener actualizada la información de nuestro domicilio de la que dispone la Agencia Tributaria para efectuar las notificaciones, aceptar la llegada de correo certificado procedente de Entes Públicos y leerlo cautelosamente, cualquier asunto sobre el que le surja alguna duda podrá consultarlo con su asesor, que podrá actuar siempre que reciba con presteza la información.



Volver al resumen